El uso de la tecnología es una actividad diaria y por eso la interacción con la familia ha cambiado, de ahí la necesidad de hacer uso responsable de los dispositivos.