Tecnología y Familia, una relación que perdura.

La tecnología cambió la manera de ver y vivir el mundo, y gracias a ella podemos estar conectados todo el tiempo a pesar de las distancias, facilitando la comunicación y permitiendo mejorar la calidad de vida de las personas.

Sacarle provecho a la tecnología es un gran reto para todos y la familia juega un papel fundamental, la clave está en conocer cómo funciona y buscar los beneficios que contribuyan a mejorar la comunicación entre los miembros y sobre todo entre las generaciones.

Según el diario español de tecnología Hoy, “seis de cada diez españoles reconoce que las pantallas están teniendo un papel favorable en la gestión de la actividad familiar”. Es decir, se pueden hacer actividades grupales que fomentan la unión al interior de las familias y estas pueden venir desde un computador, hasta una consola de videojuegos.

El texto Familia y Escuela ante la incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, publicado por la Universidad de Murcia, afirma que “la sociedad digital está configurando un modo de acceder, usar e interaccionar con las tecnologías que sobrepasa los límites de la escuela y cubre un amplio entorno socio-cultural y formativo” y en este escenario es en el que la familia cumple un papel determinante.

Incluso el portal estadounidense Enfoque a la Familia explica un divertido caso en el que “el abuelo se ha animado un poco más, ha ido aprendiendo a navegar por internet, a comunicarse con sus amigos por Skype, y a leer libros en su tableta, bajo la guía de los nietos más pequeños, quienes en ocasiones se muestran oscilantes, entre divertidos e impacientes, por los lentos progresos del abuelo”, pero que logran fortalecer sus relaciones y acortar las brechas generacionales.

Aunque los expertos han puesto sobre la mesa las oportunidades que la tecnología brinda a las familias, no hay que desconocer los riesgos de su uso excesivo y los comportamientos que llevan a la dependencia. Por esto es fundamental que las familias tomen las medidas de prevención como, por ejemplo, establecer normas de tiempos y lugares de uso de los dispositivos digitales o navegación en Internet.

La verdadera tarea está en lograr un equilibrio perfecto, que los miembros de la familia conozcan los beneficios de la tecnología, y que juntos usen de manera responsable las TIC que han sido creadas y han evolucionado para mejorar la calidad de vida de todos.

Sobre el proyecto Escuela TIC Familia

Esta iniciativa surge con la finalidad de brindar herramientas oportunas a los padres y madres de familia o cuidadores de niños y niñas sobre el uso y las formas de aprovechar las TIC encaminadas a fortalecer sus procesos educativos, sociales y culturales. Asimismo, se ha trazado la meta de contribuir en cerrar la brecha digital entre padres e hijos, acercándolos a través de las tecnologías. Es así como la Fundación Telefónica y el Ministerio Tic vienen trabajando desde el 2015 en todo el territorio nacional.  Solo en 2018, Escuela TIC Familia benefició a 32.087 colombianos en 116 municipios.

¿Cómo funciona?

El proyecto Escuela TIC Familia busca empoderar a los padres de familia o cuidadores, por eso forma y acompaña en el proceso de adquisición de competencias TIC, con el apoyo de un asesor pedagógico o un tutor de acuerdo a sus intereses en el mundo digital. De acuerdo con lo anterior, este programa ofrece dos modalidades de formación: presencial y virtual.

La primera modalidad se desarrolla a través de actividades presenciales que tienen el acompañamiento y orientación de un asesor pedagógico. Esta modalidad se basa en la metodología de educación para adultos.

En la modalidad virtual los estudiantes aprenden de manera autónoma con el acompañamiento de un tutor quien va orientando los temas a abordar.

¿Quiénes pueden participar?

La formación virtual y presencial está dirigida a padres, madres y cuidadores en todo el país.

El curso virtual pueden tomarlo todas las personas que deseen ampliar su formación en TIC.

Escuela TIC Familia opera en 36 municipios del país, beneficiando a más de 22.400 padres, madres o cuidadores.